;

Universidad Espíritu Santo recibe a niña de 11 años en el preuniversitario

EDUCACIÓN

Maité desde su infancia mostró un desarrollo intelectual superlativo en comparación con el resto de infantes, fue promovida de año, al pasar de sexto a octavo, tras varias pruebas ministeriales, de su colegio particular y las de dos especialistas.

Según afima su madre que la pequeña a los diez meses ya caminaba, aprendió a leer a los 2 años y cuando ingresó a preescolar ya sabía también escribir.

Por ahora Gabriela, madre de la niña, la acompaña a todas las clases que recibe en las aulas de la Universidad Espíritu Santo (UEES), donde fue aceptada para el preuniversitario de Medicina y se le permite cursar estos estudios pese a no ser bachiller, ya que apenas acabó el octavo año de educación básica.

En el test Wechsler (escala de inteligencia) obtuvo un puntaje equivalente a 144 y en el test Raven (prueba de la capacidad de razonamiento no verbal) una puntuación del 99%. “Ella quería estudiar por su cuenta, empezó a hacer cursos online de medicina”, relata la madre, quien tiene otros dos hijos también de altas capacidades intelectuales.

Maité está siguiendo materias de Morfofisiología y Bioquímica para el primer periodo del preuniversitario. Debe aprender nombres de músculos y huesos, todas las tardes repasa con su madre y lo hace con mucho entusiasmo porque asegura que en el colegio siente que le enseñan cosas que ella ya sabe.

Logró ingresar gracias a la intervencion del decano de Ciencias de la Salud de la UEES, José Barberán quien señaló que la niña le envió un correo electrónico solicitando información sobre la carrera de Medicina, luego requirió más detalles y pidió una reunión en la que le demostró con documentos sobre su coeficiente intelectual avalado por especialistas, una carta autorizada de su colegio sobre sus capacidades altas y sobre adelanto de año avalado por el Ministerio del ramo.

Fuente: Diario El Universo