;

Portugal enfrenta el “drama” de escasez de estudiantes

EDUCACIÓN

"Drama" ha sido la palabra escogida por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, para definir la situación creada por el bajo índice de estudiantes que consigue llegar a la universidad. Este es un problema que no solo afecta a los jovenes si no a todo el país, porque de casa diez jóvenes solo cuatro ingresan a la universidad.

Una de las alternativas del gobierno es eliminar las tasas de las matrículas universitarias, la cual a sido aprobada por el primer mandatario Rebelo de Sousa.

Uno de los motios por los cuales los jóvenes no ingresan a las instituciones de ducación superior es por falta de dinero, en un país en el que el salario medio neto no llega a los 900 euros al mes, estudiar en la universidad pública cuesta unos 5.900 euros anuales, según el último informe de Costes de los Estudiantes de la Enseñanza Superior Portuguesa.

Del total, solo alrededor de 1.000 corresponden a la matrícula, razón por la que otra futura letrada, Inês, se muesta favorable al fin de las tasas pero considera más urgente que se fomenten las ayudas a la vivienda.

La especialista Cláudia Sarrico sostiene que una de las solución más adecuada sería fomentar préstamos con garantías del Estado que permitan al alumno empezar a pagar cuando alcance un nivel de ingresos determinado.

A esto contribuye la falta de ofertas educativas a tiempo parcial que podría ajustarse a alumnos que ya están trabajando y el déficit de cualificaciones en el mercado de trabajo, donde el 55 % de los empleados no tienen la secundaria, apuntó la analista, por lo que no podrían acceder directamente a la universidad. 

Fuente: El Espectador